18 feb. 2017

Síndrome común social.


Por suerte hoy día puedo decir que soy parte de un proyecto que me gusta y que además de algún modo podremos dejar una huella en el camino.
Como coordinador de mí empresa y núcleo intermedio entre los grandes jefes y trabajadores a veces no se me hace fácil y menos aún fluido el trababajar con tantas personas cada una de su Madre y su Padre como por aquí se dice. Ello no impide que siga haciéndolo con respeto, escucha activa y reciprocidad con los trabajadores y los jefes"obviamente"
Lo que tampoco quita que otros jefes por encima de mí, o bien por debajo actúen diferente y con bateo constante al trabajador como si fueran números, mesas, máquinas o insignificantes. No soy más que ellos y tampoco menos, acaso sólo me preocupo por el equipo de trabajo y clima del mismo e intento que todo el personal se sienta parte activa y válida en el mismo. He leído algo sobre la filosofía laboral, también sobre conflictos activos en la sociedad y bueno leo muchas cosas de todo tipo de opiniones para que pueda desarrollar mí trabajo mejor, y llevar un día a día feliz. También leo y observo para mí mismo, para una evolución personal y responsable con la naturaleza, los animales y obvio las personas. No duden que pienso que soy rarito o lo parezco pero por mis propias evoluciones en un sistema que lo diferente no se intenta comprender porque es más sencillo destruirlo.
He leído sobre el síndrome aquel, también del otro y de aquellos... Todo por seguir libre y hacer mi vida tal y como siento mejor y que dónde yo esté no falte el respeto, la comprensión y el perdón dentro y fuera del trabajo. Y al trabajo con cariño y esperanza por un cambio a mejor , a él dedicaré estas últimas letras.

Pienso que la incapacidad de las personas para reconocer como válidas ideas o formas de trabajar de otros, la falta de autoestima y el miedo a ser o sentirse inferior a ser superado profesionalmente por un subordinado, compañero o amigo  y como no la envidia pueden llevar a algunas personas con supuestas capacidades de ordeno y mando, así como pueden ser las de jefes de equipos, directivos o mandos intermedios les puede llevar a eludir su principal responsabilidad como responsable de la actividad recíproca que signifíca trabajar "y vivir también"es tan sólo tomar las decisiones más adecuadas para su empresa, organismo u equipo y no dedicándose por lo contrario a bloquear, pisar o humillar las iniciativas, aportaciones e ideas de aquellos/as que pueden dejarles en evidencia por su falta de visión y de fluidez con otros/as. Es el "Síndrome de Procusto" lo que intento resumir, un nombre de origen mitológico que retrata una figura que suele observarse en entornos laborales "y que para mí en la vida también es valido"y que resulta nefasto para cualquier método de trabajo inteligente y fluido que se precie.
Comunicación y cooperación, saber escuchar y adecuar tu trabajo con delegación y escucha activa siempre serán las formas de un clima afín a mí modo de verlo y sentirlo...

Con esta entrada de mi blog intento que quién tenga ésa oportunidad magnífica de organizar equipos de trabajo y tengan trabajadores/as a su criterios y modos intenten ser parte del su equipo con la Máxima escucha y reciprocidad posible, así con el perdón de la mano si llegara el caso.

Vivir no es tan complicado como nos pintan, y trabajar puede resultar muy gratificante si se hace de un modo locuaz y humano desde la empatía y la capacidad de fluidez, aprovechándose de las diferentes formas de ver el trabajo y como no, la vida misma...



Un Abrazo sincero seguidores/as : Salud y sabiduría en sus días....



29/06/2017 Mi regalo de cumpleaños