24 jul. 2014

SAL Y AZÚCAR


En ocasiones se vuelve difícil llevarse a si mismo.
Uff piensas y piensas para después  de un rato, un día e incluso a veces, semanas de seguir pensando, sin saber si quieres más azúcar en tu vida o quizás un poco de sal.
Cuando se supone que somos felices, que tus sueños, nuestros sueños empiezan hacerse realidad ( Al menos en parte ) y apenas deberíamos quejarnos, siempre surge un porqué esto o aquello, no lo entiendo...
¿Tan difícil es seguir el rumbo de la felicidad? que nos arrastramos hacía el pasado para ... ¡sufrir un poco y olvidar que estábamos siendo felices! Somos capaces de perder todo lo que se levantó con una mezcla adecuada de sal y azúcar volviendo al principio sólo por recordar lo infelices que fuimos y que esto y aquello no me queda claro, o no lo hice bien...

No es mas sencillo afianzar nuestro rumbo y capear con maestría las mareas apuntando las lecciones en nuestro cuaderno de bitácoras. Jamás entenderé tanta cobardía, soy de los de seguir adelante y capear la tormenta,de reír de miedo con esas gigantes olas que parecen que se tragará el navío.
Soy marinero y fiel misionero de los valores del corazón y la razón, y si por agua salada navego , jamás me niego dar un trago de agua dulce.Sí acaso me niego a beber o navegar  aguas viciadas de poca confianza.
Mi rumbo me ofrece la comida, la bebida y compañía que necesito, el navío me proporciona seguridad en el mar que navego , el sol y las estrellas me guían y sin embargo aún hay dudas y sobretodo dudan, de si llegare a mi destino.
Hay quien dice que tengo un don, soy capaz de nadar entre tiburones y hacer que parezcan delfines y que en mi contra a veces pienso que nado entre delfines y estoy con tiburones. ¡Y que mas da!
Yo disfruto de mi baño, nado y me relajo,no serán tan fieros esos tiburones ni tan mansos aquellos delfines...
Marco un rumbo y sólo vuelvo atrás cuando conozco los riesgos y seguir adelante  es aún más peligroso.
Navego y nado libre, sueño con esas estrellas que me guían e incluso disfruto de mi otro fiel compañero el sol cada vez que puedo ,pero , ni me quedo a ver las estrellas si se que voy a pillar un  resfriado y tampoco al sol si voy a terminar quemado...
Así como no bebo aguas viciadas ,tampoco tomo el sol mas de lo necesario, ni me quedo mirando estrellas si es mas arriesgado que la guía que ofrecen...
Y aún sigo pensando si sal o azúcar es lo que mi navío necesita, o soy yo que mi rumbo  voy cambiando...Tiraremos de instinto marinero que nos llevará a mejor puerto o al menos algún puerto.





29/06/2017 Mi regalo de cumpleaños