30 dic. 2012

UN FINAL SIEMPRE HABRÁ.


 La vida comienza con un final maravilloso,como es el final de un embarazo  que a todos nos llevó sin excepción al comienzo de esa nueva vida, que aun sin pedirla se nos ofrece maravillosa y bendita.

Nacemos un día que de un modo u otro nos será inolvidable, no sólo para nosotros pues serán muchas personas las que con el final de ese embarazo y el comienzo de una nueva vida tendrán un día más que recordar y celebrar, padres, abuelos, hermanos...que se habrán mojado .
Celebraremos cada año ese final de una etapa y comienzo de otra, así como celebramos muchos aniversarios, del tiempo que llevamos en pareja, aniversario de boda, la fiesta de Navidad, la noche buena... Fiestas que no nos perdemos la mayoría seamos o no creyentes, también creyentes no practicantes, ni fu ni fa…
 Llamémoslo días felices también, pero sin mojarse demasiado.
No olvidemos que también hay quien de un modo u otro
no puede, o no quiere celebrar nada de esto por muchos e incontables motivos que igual podemos llamarles días tristes, o no. Sencillamente un día más como otro pero que en ocasiones los celebran por quedar bien, en otras ocasiones ni siquiera tienen la opción de decidir que hacer, si celebran o no. 
(Así que le llamaremos días felices también)

Tanto y tanto celebramos que Uff, me faltaría las fuerzas escribiendo y aun así quedaría algo sin decir…

Sí todo lo es, todo es día feliz, hasta vivir soñando con una futura vida que nunca llegará a ser como la sueñas. Creó que siendo consciente de que los sueños los aplasta la realidad como norma general y que se prefiere vivir con la opinión correcta de otros y con la barriga llena sin amor, que con… (Lo contrario) Sólo por quedar bien, o por no quedar mal, o por...Ojala lo sepa algún día.

 “Yo de sentirlo prefiero en cualquier caso morir enamorado, sincero con el mundo y conmigo mismo,  siendo una buena persona, púes se que quedó en paz con todos y el resto igual sí murieran irían con miedo donde les toque y como les toque su final”
Celebraciones de días felices, perfecto, debemos disfrutar la oportunidad única de vivir que se nos ofrece. Peró: ¿Cómo debemos vivir?    
El final irreversible llegara en algún momento y puede que nos pille con la guardia baja y no hallamos comenzado algo que queríamos finalizar, o no hallamos finalizado algo que empezamos ilusionados, en cualquier caso imaginen que están, o está viviendo un espejismo.
Imagine usted que:
  Esta tirando piedras a un estanque para mojar a alguien que tiene cerca, pero la persona en cuestión está seca y quieres que se moje como usted, las piedras las tira con poquitas energías, así como sin hacer fuerzas.
En el estanque ve el agua y la siente, pero está cubierto por un grueso cristal.
 ¿Salpicara usted alguna vez a esa persona o personas?
 ¿O pasará el tiempo y quedará en una anécdota?
Bueno sencillamente nunca se mojará o mojaran, a menos que decida retirar el cristal del estanque la persona o las personas en cuestión y en ese momento tire usted las piedras bien fuerte y con ello asegurarse que se moja, o mojan, y de camino se asegura  que también se vuelve usted a mojar en la nueva salpicadura.
Sencillamente esa persona o personas no es, o son lo que usted esperaba si no le, o les vale la pena quitar el cristal y mojarse junto a usted en su estanqué.
¿Para qué quedar bien y dejar con ello de ser honestos con nosotros mismos?
Tiremos con fuerzas e ilusión y muy honestamente cada piedra de la vida y asumamos las consecuencias, quién se moje y se quede a nuestro lado será bienvenido sin duda alguna, y si no seguro que  pasara más gente por nuestro estanque, se querrán mojar, o no, pero es su estanque y quiere mojarse en el, tirar piedras en el y disfrutar de el sin ningún cristal que lo opaque quitando asi su esplendor.
 La cuestión es que decidimos nosotros la próxima vez, o que deciden  otr@s al pasar de nuevo junto a nuestro estanque vivo,humilde y esplendido. ¿qué pasará? :  

¿No estará ya el cristal?


¿Quizás un cristal más débil?  


¿Tendremos las fuerzas necesarias ya de tirar piedras? 


¿Tiraremos piedras sin mojarse nadie y sin romper el cristal? 



¿O terminaremos heridos, el brazo liado e inmovilizado para prevenir?


 Uff la vida te da muchas preguntas y poco que te responde si, lo que sí está claro que el estanque nos pertenece y las piedras que arrojamos también, quién no quiera o no necesite mojarse que tome el camino del desierto y ponga todos los cristales que quiera.

 De quedarse cerca de mi estanque, quién sea, se mojará conmigo, en días felices, días tristes o días sin más.


El final llegara y debe contar con humildad.

IBSN: Internet Blog Serial Number 29-06-74-0709


29/06/2017 Mi regalo de cumpleaños